Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

La apasionante experiencia del masaje energético

July 14, 2017

Recuerdo que desde niño me gustaba sentarme a ver programas de actividades paranormales, mi prima y yo gozábamos de ver historias sobre extraterrestres, civilizaciones antiguas y todo aquello que pareciera  extraño e irreal a la vida cotidiana de ir a la escuela, comer, hacer tarea, dormir e ir de nuevo a la escuela. Conforme pasó el tiempo, mi interés por los ovnis disminuyó, mientras que crecía una curiosidad por la astrología y todo lo relacionado con los signos zodiacales. Así fuí creciendo, con intereses poco comunes para los niños de mi edad. Sin la idea o la intención de aplicar esos conocimientos alguna vez, los lleve (y aún sigo llevando) conmigo a la adultez. Todo este tema de los signos zodiacales + estudio de masajes + experiencias paranormales se combino dando como resultado = una curiosidad por aprender sobre la energía.

 

Recientemente tuve una experiencia energética que me dejo los pelos de punta mientras daba un masaje a uno de mis clientes favoritos. Todo inició como de costumbre, colocando cama de masaje, sábanas, y entrando al baño para que mi cliente tuviera intimidad para desvestirse tranquilamente pues el masaje que iba a ofrecerle era un masaje ayurveda, hay que aplicar mucho aceite caliente y nadie quiere ver su ropa interior bañada en aceite, además que es muy incomodo; Haciendo un pequeño paréntesis, este masaje es originario de la India, si bien hay variantes del mismo, existe una técnica certificable en México que es la que se enseña en la mayoría de las escuelas y centros de masajes en CDMX. Esa es la técnica que utilizamos, con pequeñas variaciones ya que en la técnica de En Dharma utilizamos un cuenco tibetano y terapia de polaridad para entrar con mayor profundidad a los canales energéticos. 

 

Regresando al masaje, mi cliente a quien llamaré de aquí en adelante "Pinco" estaba muy tranquilo recostado sobre la camilla esperando a que yo iniciara, empecé colocando las manos en cervicales, después en hombros, y así me fui poco a poco recorriendo hasta llegar a sus pies, todo iba tranquilo, hasta que toque el cuenco tibetano... una energía cálida inundo la habitación, sentía mis manos cosquillear y mi respiración se puso más lenta, apliqué aceites esenciales en la columna vertebral y el ambiente se impregnó de aromas florales y amaderados, lavanda, geranio, cedro, patchouly, ylang-ylang e incienso (mi favorito). Por momentos me sentí conectado con una entidad más grande que yo, al mismo tiempo que conectaba esa energía, el masaje se volvía cada vez más una danza. Si bien Pinco no se movía para nada y casi casi estaba dormido, había una sincronía que (me atrevo a decir) solo mis colegas terapeutas o los más experimentados en masaje sabrán a que me refiero.

 

Después de una larga sesión de casi dos horas, Pinco se sintió renovado, asombrado y muy descansado. Sobra decir que contrario a otros masajes de mayor esfuerzo físico, pude sentirme de la misma manera que Pinco!! toda una revelación!! el masaje energético no solo funciona para el receptor sino también para el terapeuta.